Publicado en La Nación

El tenis femenino se ha caracterizado durante los últimos años por su carácter imprevisible y Wimbledon es su enésima demostración, tal vez una de las más contundentes: las diez primeras preclasificadas fueron eliminadas antes de los cuartos de final, una situación que se dio por primera vez en la historia del Grand Slam británico en la Era Abierta.