header-_Warriors

Golden State Warriors: quinteto, rotación, entrenador, figura y estilo de juego

Después de un año para el olvido, Golden State recuperó a Stephen Curry y sueña con volver a Playoffs en una temporada que arrancó torcido por la lesión de Klay Thompson.

Después de cinco finales y tres títulos en un lustro, la dinastía que forjó Steve Kerr atravesó un año de transición. La partida de Kevin Durant a Brooklyn Nets fue el punto de partida de una nueva era en una franquicia que se mudó al Chase Center de San Francisco para afrontar la campaña 2019-20. Sin embargo, la rotura del ligamento cruzado de la rodilla izquierda de Klay Thompson y la fractura de la mano izquierda que limitó a Stephen Curry a apenas cinco juegos atentaron contra un elenco que apenas ganó 15 encuentros.

Pese a los contratiempos, Kerr aprovechó la oportunidad para concretar retoques en su plantel y descubrir algunos jugadores útiles para su futura rotación. Después de 23 encuentros en San Francisco, D’Angelo Russell fue enviado a Minnesota Timberwolves junto a Jacob Evans y Omari Spellman a cambio de Andrew Wiggins y una primera ronda sin protección de 2021 que debería ser un pick de lotería en el próximo Draft. En un equipo deslucido, la sorpresiva irrupción de Eric Paschall -elegido en el primer equipo de novatos- fue una de las buenas noticias en una campaña sin destino.

La contracara del raquítico récord fue justamente en la lotería, donde el destino le hizo un guiño y le entregó la posibilidad de elegir con la segunda selección del Draft 2020. James Wiseman fue escogido por la gerencia, un pivote moderno y atlético que encaja a la perfección en el quinteto ideal de Golden State junto a Stephen Curry, Klay Thompson, Andrew Wiggins y Draymond Green. De todas maneras es una incógnita, después de su poca actividad en la Universidad debido a una sanción referida a su reclutamiento.

Pero Kerr no podrá alinear a su formación de ensueño porque Klay Thompson sufrió un desgarro en el tendón de Aquiles de la pierna derecha y se perderá su segunda temporada consecutiva. El formidable tirador, la segunda espada de GSW, fue operado y no regresará hasta 2021-22. La sensible baja del segundo integrante de los Splash Brothers deja desguarnecido a un plantel que planeaba recuperar el protagonismo perdido.

Ante la baja de Klay, Golden State se movió rápidamente en el mercado y adquirieron a Kelly Oubre Jr desde Oklahoma City Thunder. El alero ayudará a la causa de Kerr y los Warriors podrían renovarlo una vez concluya su vínculo en 2020-21 gracias a los Bird Rights. Brad Wanamaker y Kent Bazemore también fueron incorporados en la agencia libre para aumentar las opciones de una rotación con varios nombres más cercanos a la G-League que a la NBA.

Sin Klay, resulta complicado que Golden State pueda recuperar su posición como una de las fuerzas dominantes del Oeste. Para intentarlo será trascendental que Stephen Curry funcione a niveles de MVP, que Draymond Green se reencuentre con su mejor versión en defensa y que Andrew Wiggins finalmente aproveche las ventajas que la propia estructura le generará.

Movimientos

  • Recibieron a Kelly Oubre (Oklahoma City Thunder) a cambio de una primera ronda protegida de 2021, una segunda ronda de 2021 y una trade exception de 14.4 millones de dólares.
  • Eligieron a James Wiseman con la segunda selección del Draft 2020. También escogieron a Nico Mannion (#48) y a Justinian Jessup (#51).
  • Incorporaron como agentes libres a Brad Wanamaker (Boston Celtics) y Kent Bazemore (Sacramento Kings).

Rotación

PGSGSFPFC
30. Stephen Curry22. Andrew Wiggins12. Kelly Oubre Jr23. Draymond Green33. James Wiseman
10. Brad Wanamaker1. Damion Lee26. Kent Bazemore32. Marquese Chriss5. Kevon Looney
3. Jordan Poole15. Mychal Mulder7. Eric Paschall6. Alen Smailagic
2. Nico Mannion11. Klay Thompson

Entrenador: Steve Kerr

Contratado en mayo de 2014, diseñó una dinastía que pulverizó una cantidad innumerable de récords, alcanzó cinco Finales de la NBA y ganó tres campeonatos. Aunque subestimado por los recursos que siempre tuvo a su disposición -primero fue la dupla Curry-Thompson, después el Big Three apuntalado por Kevin Durant-, su gestión del plantel, sus pequeños ajustes y su capacidad para administrar los egos de sus estrellas fueron fundamentales en la construcción de un equipo campeón.

Sexto entrenador con mayor vigencia en la actual NBA por detrás de Gregg Popovich, Erik Spoelstra, Rick Carlisle, Terry Stotts y Brad Stevens, durante 2019-20 debió afrontar un escenario desconocido después de cinco años de protagonismo permanente. Las bajas permanentes por lesión atentaron contra sus posibilidades de competir aunque fue capaz de detectar algunos gregarios que incluirá en la rotación actual como Paschall, Damion Lee y Marquese Chriss.

Aún en un escenario imposible, Kerr demostró su flexibilidad como entrenador. Después de cinco años en donde instaló un brillante sistema colectivo de pases y movimientos sin pelota que potenció a uno de los planteles con más recursos en la historia de la liga gracias a su cúmulo de pasadores, tiradores y defensores de múltiples posiciones, adoptó una fisonomía diferente para potenciar el pick&roll de D’Angelo Russell en un ritmo más bajo (pasó del 10º al 15º en la NBA).

Su filosofía volverá a mutar rumbo a 2020-21, instancia en la que recuperará a uno de los mejores tiradores de la historia. Kerr utilizó los últimos siete meses de inactividad de su equipo para seguir de cerca la evolución de la liga y estudiar a sus rivales en una Conferencia Oeste en la que los quince equipos aparecen con chances de luchar por un boleto rumbo a la próxima postemporada. Con recursos más limitados que en el pasado, será una prueba interesante para la pizarra de Kerr.

Figura: Stephen Curry

Uno de los mejores jugadores de la historia es también uno de los más excitantes de la liga. Después de un año prácticamente sin actividad por la rotura de su mano izquierda, el primer y único MVP unánime en la historia de la liga está de vuelta y tendrá la difícil misión de acarrear con un equipo diezmado tras la baja de Klay Thompson. Fue el propio Steph quien impulsó la revolución que la liga ha atravesado durante los últimos años.

El éxito de los Warriors dependerá en exceso de lo que pueda producir Steph y todo girará en torno a él durante 2020-21. Después de lucirse como un líder positivo capaz de ceder protagonismo para incorporar a Kevin Durant al equipo, tendrá que asumir el liderazgo de la franquicia en soledad después de la lesión de su Splash Brother.

Aunque sobresalen los highlights que deja gracias a sus tiros imposibles, Curry es una estrella capaz de reconfigurar la fisonomía de su equipo con su mera presencia. Además de ser un tirador implacable a volúmenes altísimos, Steph es un fabuloso organizador, un gran pasador que genera ventajas constantes para sus compañeros y una navaja suiza como uno de los mejores jugadores atacando al aro. Dueño de un rango ilimitado, es un enigma indescifrable para las defensas incapaces de responder a su automática y relampagueante mecánica de tiro.

Del otro costado de la cancha, su compromiso defensivo ha aumentado año a año, un apartado en el que ha sido eternamente subestimado aunque por supuesto era el eslabón más débil en una formación junto a Green, Durant, Iguodala y Thompson. Apenas acompañado por Green, Steph tendrá la responsabilidad total en el futuro de la franquicia durante 2020-21.

Estilo de juego

A contramano de lo que suele intuirse, los equipos de Kerr nunca abusaron del triple como recurso durante los últimos tres años: fueron 17º en 2017-18, 8º en 2018-19 y 25º en 2019-20. Sin embargo, Kerr reconoció que modificará la identidad de sus Warriors: «Seremos más parecidos a otros equipos. La mayor parte de la liga está jugando una ofensiva de cinco tiradores, tratando de instalarse en la línea de tres. Es imposible no jugar así en estos días. Es una vuelta de tuerca irónica, pero cuanto menos tiradores puros tengas, más espacio necesitas en ataque”.

Más allá de la presencia del tridente Curry-Thompson-Durant, Golden State no solía contar con especialistas desde el perímetro. Tampoco los tendrá en 2020-21, en un año en el que ni siquiera contará con Klay y KD: “En nuestros equipos campeones, no teníamos mucho espacio en ataque”, analizó durante la pretemporada.

“Jugábamos con toneladas de movimientos y desordenábamos al rival, había un propósito en eso. Aplicábamos muchas pantallas y cortes al aro, y jugadores que entendían esos cortes como Shaun Livingston, Andre Iguodala o David West que no eran tiradores pero que entendían como generar en ataque. Ahora somos un equipo diferente. Los jóvenes que tenemos ahora están acostumbrados a lanzar un montón de triples, así es como han crecido y es la forma en que les han enseñado el juego”, detalló Kerr.

La pretemporada evidenció los cambios estructurales en Golden State, con una ofensiva renovada en la que Kerr intentará que todos, incluidos sus pivotes, aumenten su volumen perimetral. Dado que no abundan los especialistas en su plantel, para que todos sus dirigidos sean capaces de ejecutar desde la línea de tres el experimentado entrenador deberá aumentar el espacio en ataque, por lo que se vio forzado a modificar y modernizar el perfil de sus alternativas en la posición de cinco. Kerr también intentará aumentar el ritmo de juego para castigar en transición, un escenario ideal para el modelo 2020-21 de los Warriors.

Andrew Wiggins tiene en sus manos una de sus últimas chances para probar que puede ser un jugador por encima del promedio en la liga: será fundamental que aproveche las ventajas que construirá Stephen Curry y tendrá que aumentar su esfuerzo defensivo. Será imprescindible que Oubre mantenga la tendencia como tirador que mostró durante su último año en Phoenix, con 35.2% de tres en 5.5 intentos por juego. Wiseman es una incógnita pero tanto Kerr como Curry expresaron públicamente la ilusión que les genera el novato que fue elegido con la segunda posición del Draft 2020.

Con opciones limitadas en ataque, Kerr reiteró en múltiples ocasiones la necesidad de montar un entramado defensivo capaz de inmiscuirse entre los diez mejores de la liga. Será fundamental para esa faena la recuperación de Draymond Green, un jugador que ha dejado signos de involución durante los últimos años pero que tiene el potencial para reencontrarse con su mejor versión. Los recientemente incorporados Kelly Oubre y Kent Bazemore ayudarán a la causa en el perímetro.

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp

Si te gustan los contenidos de este blog, podés colaborar para financiar el crecimiento del proyecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *