header-_Nuggets

Denver Nuggets: quinteto, rotación, entrenador, figura y estilo de juego

Después de una postemporada histórica, Denver protagonizó un interesante mercado en busca de las Finales de la NBA.

Denver hizo historia en la burbuja: se convirtió en el primer equipo en remontar dos 1-3 consecutivos en una misma postemporada. Utah Jazz y Los Angeles Clippers, máximo candidato al cetro junto a Los Angeles Lakers, fueron las víctimas de su resiliencia. Los Lakers campeones de LeBron James y Anthony Davis interrumpieron su envalentonada ilusión en la definición de la conferencia Oeste pero el balance fue positivo para un combinado que se fue de Orlando con la consolidación de sus dos figuras como elementos determinantes en Playoffs y la certeza de que tienen el potencial para convertirse en más que un protagonista de la temporada regular.

En constante crecimiento, top tres en las últimas dos temporadas regulares, el elenco de Colorado intentará dar un paso más en su progresión en busca de las Finales de la NBA y eventualmente del anillo de campeón en una conferencia que otra vez promete ser una carnicería con quince alternativas para los ocho boletos rumbo a fase final.

Pero será un año atípico en una franquicia acostumbrada al continuismo de su plantel, una de las principales razones de su reciente éxito. El escenario no podría ser peor para tantos cambios, en una pretemporada condensada de 88 días entre su quinto duelo frente a Lakers y su debut oficial frente a Sacramento Kings del próximo 23 de diciembre. Jerami Grant, Torrey Craig y Mason Plumlee, tres de sus mejores cuatro defensores, se marcharon durante la agencia libre y Michael Malone afrontará la tarea de reconstruir su rotación con las incorporaciones de JaMychal Green, Facundo Campazzo, Isaiah Hartenstein, Zeke Nnaji y RJ Hampton.

Grant demostró su valor en su único año en Denver como un alero, capaz también de jugar como ala-pivote, atlético, enérgico, una ventaja permanente en el switch defensivo y un buen complemento en ataque gracias a un tiro perimetral que le permite abrir espacios en ofensiva. Detroit apareció en su horizonte y le extendió un contrato 60 millones de dólares por tres años, una oferta que los Nuggets igualaron pero que Grant descartó para unirse finalmente a los Pistons. Craig, una versión edulcorada de Grant con una producción limitada en ataque, también se marchó, firmó con Milwaukee Bucks y dejó un vacío en un equipo que se había quedado sin personal para defender a LeBron James o Kawhi Leonard en un eventual cruce de Playoffs. JaMychal Green, un ala-pivote natural que tendrá que acostumbrarse a la función de alero, fue la respuesta de Denver ante dos bajas importantes en su rotación. La recuperación física de Will Barton, ausente en la burbuja por una lesión, y la evolución de P.J. Dozier podrían matizar las ausencias.

Denver rubricó finalmente un mercado interesante en donde incorporó a Facundo Campazzo como una apuesta de bajo costo que podría darle sus frutos. Su contratación profundiza la flexibilidad de una media cancha en la que Malone dispone de diferentes combinaciones para afrontar escenarios disímiles. El síntoma quedó en evidencia después de la renovación de Monte Morris, uno de los mejores bases suplentes de la liga que no abandonará Colorado pese a la presencia del base argentino. Hartenstein y la conversión del two-way de Bol Bol en un vínculo garantizado profundizarán las opciones para darle descanso a Jokic, en tanto el probado engranaje de desarrollo de jóvenes surgidos del Draft tendrá en Hampton y Nnaji dos nuevos objetivos.

Relacionado – Campazzo en Denver: radiografía de un sueño cumplido

«El reto de adquirir a todos estos nuevos jugadores es conseguir que estén en la misma página que el cuerpo técnico y que se integren con sus nuevos compañeros. La continuidad ha sido una de nuestras mayores fortalezas en los últimos años y esta es la primera vez en mis cinco años en que hemos tenido tantos cambios, así que ese será el mayor desafío», analizó Malone en el primer día de un campamento también anómalo por los recaudos tomados por la liga respecto al coronavirus. Denver necesitaba el tiempo que no tuvo para amalgamar sus piezas.

Con Nikola Jokic y Jamal Murray como dos estrellas de élite, los primeros meses de competición le darán a Malone la oportunidad de descifrar la rotación alrededor de sus dos pilares mientras imagina cómo podrá utilizar la excepción de 9.5 millones que generaron en el sign-and-trade que envió a Grant a Detroit para reforzar su formación y convertirse definitivamente en una alternativa real al anillo.

Movimientos

  • Incorporaron a R. J. Hampton, seleccionado por Milwaukee Bucks con el pick 24, en una negociación a cuatro bandas con Milwaukee, New Orleans Pelicans y Oklahoma City Thunder.
  • Seleccionaron a Zeke Nnaji con el pick 22 en el Draft 2020.
  • Firmaron a los agentes libres Facundo Campazzo (Real Madrid, seis millones por dos años), JaMychal Green (Los Angeles Clippers, 15 millones por dos años), Isaiah Hartenstein (Houston Rockets, dos años por el mínimo), Greg Whittington (two-way) y Markus Howard (two-way).
  • Firmaron a los agentes JaMychal Green (Los Angeles Clippers) a cambio de 15 millones de dólares por dos años.
  • Convirtieron el contrato two-way de Bol Bol en un vínculo de cuatro millones por dos años.
  • Renovaron a Paul Millsap a cambio de 10.5 millones por la temporada 2020-21.
  • Extendieron su vínculo con Monte Morris a cambio de 27 millones por tres años.
  • Jerami Grant decidió mudarse a Detroit Pistons a cambio de 60 millones de dólares por tres años pese a que Denver igualó la oferta.
  • Torrey Craig (Milwaukee Bucks), Noah Vonleh (Chicago Bulls), Mason Plumlee (Detroit Pistons), Tyler Cook (Minnesota Timberwolves) y Keita Bates-Diop (San Antonio Spurs) se marcharon en la agencia libre.

Rotación

PGSGSFPFC
27. Jamal Murray14. Gary Harris5. Will Barton4. Paul Millsap15. Nikola Jokic
11. Monte Morris35. PJ Dozier1. Michael Porter Jr0. JaMychal Green25. Isaiah Hartenstein
7. Facundo Campazzo13. RJ Hampton31. Vlatko Cancar22. Zeke Nnaji10. Bol Bol
00. Markus Howard3. Greg Whittington

Entrenador: Michael Malone

Después de una década como asistente, Malone asumió como entrenador en jefe de Sacramento Kings en 2013-14. Su ciclo duró apenas dos temporadas y fue despedido después de 24 partidos en 2014-15, una decisión condicionada por la meningitis de DeMarcus Cousins y que en retrospectiva fue un error determinante para el futuro de una franquicia que recién ahora empieza a encauzar su realidad después de más de un lustro de inestabilidad.

En 2015-16 aterrizó en Denver, un plantel que también sumó en aquella campaña al novato Nikola Jokic. En torno a la genialidad del serbio, Malone construyó una estructura para potenciar sus virtudes y disimular sus defectos. La progresión del Joker en particular y del equipo en general fue sostenida a lo largo del tiempo, aumentando el número de victorias año a año. Paso a paso, en 2018-19 adquirió experiencia en dos series a siete partidos y en 2019-20 alcanzó el pináculo de su producción: los Nuggets cayeron en las finales del Oeste frente a los Lakers campeones.

El trabajo en conjunto de Malone con Tim Connelly definió la cultura ganadora de unos Nuggets que se han destacado por desarrollar el talento joven que sumaron desde el Draft durante el último lustro hasta convertirlos en piezas útiles para su funcionamiento. La transformación de Jokic en estrella, además del proceso que atravesó el propio Jamal Murray hasta consolidarse definitivamente dentro de la constelación de estrellas de la liga como un jugador de élite, tienen su sello.

Etiquetado como especialista defensivo, fue capaz de disimular las desventajas de Jokic y Murray en ese apartado. Su ataque es una versión simplificada del básquet previo a la revolución de las sabermetrics, siempre con Jokic como punta de lanza, primera opción ofensiva y principal generador. Murray irrumpió en la burbuja como una usina ofensiva de combustión instantánea, tanto como complemento perfecto que capitaliza las ventajas que genera el serbio como unipersonal capaz de montar un monólogo para sostener en soledad el ataque de su equipo.

Malone solía relegar el espacio ofensivo en detrimento de su solidez en defensa, apuntalando a dos estrellas que no se destacan en ese apartado, aunque en esta campaña su plan podría modificarse sustancialmente después de los movimientos durante la pretemporada. Con la incorporación de Campazzo y la evolución de Michael Porter Jr, Malone tendrá que rearmar su entramado defensivo para evitar el colapso mientras sostiene -e incluso potencia- al quinto mejor ataque de la liga. Su profunda y acertada gestión de la rotación le asegurará minutos a todos sus componentes mientras Malone descubre su renovada dinámica para Playoffs.

Figura: Nikola Jokic

Unicornio NBA, un pivote de 2.13 metros con la habilidad y visión de un base. El mejor pivote de la liga, uno de los mejores pasadores de todos los tiempos, es también uno de los estéticamente más atractivos gracias a su particular estilo. El serbio es el jugador franquicia, principio y fin del sistema de Malone, líder absoluto que evidenció una notable evolución durante la última postemporada. Candidato a MVP durante los últimos dos años, volverá a ser protagonista de la discusión por el premio al jugador más valioso en 2020-21.

Jokic es la principal explicación del protagonismo de Denver durante los últimos años. Su exótica combinación de físico y talento lo convierten en uno de los nombres propios más seductores, atractivos y divertidos de la liga pero no es únicamente una cuestión hedonista: el serbio es uno de los jugadores más determinantes de la liga. Pocos equipos dependen tanto en la NBA actual de un único jugador como la formación de Malone.

Su juego se destaca por su multidimensionalidad. Es un pasador formidable gracias a su lectura de las defensas rivales y la precisión para concretar asistencias que sólo su mente puede idear gracias a un repertorio insondable de opciones. Jokic fue el pivote líder en asistencias de la liga con 7 por partido, un registro histórico que también lo ubicó como 14º en la NBA.

También fue el jugador que más toques realizó con 97.2 por partido, un dato que desnuda la constante intervención como organizador de su equipo. Jokic sube la cancha como base y arma siempre desde el perímetro salvo en los momentos decisivos cuando abandona el eje y se estaciona cerca del aro para anotar dentro de la zona pintada. Jokic no necesita ser un goleador implacable para decidir el desenlace de un partido.

En ataque es capaz de castigar al rival desde cualquier sector de la media cancha. Jokic fue nuevamente el líder del equipo en puntos, rebotes y asistencias con 19.9-9.7-7.0, una faena que únicamente consiguieron Wilt Chamberlain y LeBron James en temporadas consecutivas. Pero lo más impactante en su juego fue su crecimiento durante Playoffs como líder en una postemporada histórica para los Nuggets en la que The Joker promedió 24.4 puntos, 9.8 rebotes, 5.7 asistencias y 1.1 robos por juego con un 42.9% con 5.2 intentos de tres puntos.

Estilo de juego

Con Jokic como cerebro, Malone instaló una estructura con mandamientos antiguos respecto a la moderna visión NBA. Denver jugó al segundo ritmo más bajo de la liga con 97.1 posesiones por partido para no agotar al bosnio, el director de orquesta en ataque, con desplazamientos frenéticos. Jokic es el principal generador del equipo y su cadencia marca los tiempos de la franquicia de Colorado.

Los Nuggets tampoco se rigen por las leyes de las Sabermetrics ni del Moreyball: es el quinto equipo que menos triples lanza (30.6 de promedio) y el tercero más eficaz desde la media distancia con 44.2%. El bosnio es quien le da sentido al sistema: con él promedian 10.1 puntos más por cada 100 posesiones que cuando no está en cancha.

Jamal Murray se consolidó como una brillante primera/segunda espada durante Playoffs como máximo anotador del equipo con 26.5 puntos por partido. La explosión del guardia canadiense, quien registró una eficacia implacable del 50.5% de cancha, 45.3% de tres con 7.2 intentos por juego y 89.7% desde la línea. Murray encadenó una postemporada consagratoria en la que se encumbró como uno de los mayores elementos ofensivos de la NBA con varias noches inolvidables frente a Utah Jazz y Los Angeles Clippers.

Malone, Jokic y los Nuggets agradecerán el salto definitivo hacia una versión estelar que Murray dio durante la última postemporada. Una pareja letal en el pick&roll, la sociedad entre el serbio y el canadiense establece los cimientos de la ilusión de una franquicia que proyectan en el eléctrico Michael Porter Jr a una hipotética tercera estrella.

Después de perderse la primera temporada por una lesión en la espalda, mostró señales positivas en Playoffs y en Denver esperan su maduración como tercer integrante de su Big Three, ideal para jugar con la dupla Jokic-Murray en el costado débil del ataque. Su progresión convertiría a Denver en una fuerza ofensiva devastadora, incluso cuando su presencia diezmaría sus opciones en defensa.

La mayor incógnita respecto a la estructura de los Nuggets 2020-21 radica en su defensa. La partida de Jerami Grant, Torrey Craig y Mason Plumlee deja desprotegido a un equipo cuyas dos estrellas -tres si incluimos al propio Porter Jr- no se caracterizan por su valor defensivo. La renovación de Paul Millsap -clave con su lectura y ubicación para corregir en el fondo gracias a sus ayudas- y la contratación de JaMychal Green intentarán matizar sus falencias atrás.

Denver recuperará a Will Barton, una pieza que extrañó durante la última burbuja. El alero es una garantía en ambos costados de la cancha, capaz de crearse sus propios tiros saliendo desde el drible y aportando en defensa. Después de haber sido titular durante sus 58 juegos de 2019-20, Barton podría salir desde el banco como sexto hombre para darle una mayor cuota ofensiva a una segunda unidad escasa de goleo.

Malone dispondrá de una rotación con alternativas para probar durante la temporada regular. La renovación de Monte Morris, uno de los mejores bases suplentes de la liga, y la incorporación de Facundo Campazzo aumentan sus opciones en una media cancha que tendrá como titulares a Murray y a Gary Harris que apuntala defensivamente a un Murray que representa una desventaja atrás. PJ Dozier, de gran rendimiento en la burbuja de Orlando, suma una opción más para el perímetro.

En ese contexto, Campazzo parece destinado a comenzar la campaña como tercer base por detrás de Murray y Morris, aunque Malone podría utilizarlo en la segunda unidad en un doble comando con Morris. De acuerdo a las alternativas de las que dispone Malone, un escenario realista para su participación navegaría entre un piso de 12 y un techo de 18 minutos por noche. Para aumentar su participación serán fundamentales su impacto defensivo, la eficacia de su tiro perimetral y sus movimientos sin pelota.

«Saben qué puedo aportar y creo que mi rol va a estar en imponerme desde la defensa, en los pick and roll defensivos, en los unos contra unos, o por lo menos yo voy a ir por ahí: aspectos defensivos, intensidad y demás», anticipó Campazzo en una entrevista con el diario español AS. «No voy a tener la pelota en la mano como en el Madrid o en anteriores clubes, así que intentaré mejorar el juego sin balón para poder coincidir en cancha con Jamal Murray o Monte Morris. Lo averiguaremos ahora, cuando empiece la temporada de verdad». Para Denver y Campazzo llegó la hora de la verdad.

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp

Si te gustan los contenidos de este blog, podés colaborar para financiar el crecimiento del proyecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *