Baghdad Bounedjah es una de las grandes figuras de Argelia.

Qatar empieza a calentar los motores rumbo al Mundial que comenzará el próximo 21 de noviembre con el debut del anfitrión. Sin la clásica Copa Confederaciones en el calendario, eliminada por la FIFA en el congreso celebrado en Miami en marzo de 2019 tras anunciar el reformulado Mundial de Clubes de 24 equipos que la pandemia postergó, la entidad madre del fútbol mundial anunció la disputa de la Copa Árabe como prólogo de la Copa del Mundo.

Será la décima edición del certamen que reúne a los países del mundo árabe, un torneo discontinuo que se había celebrado por última vez en 2012 ante el estallido que significó la Primavera Árabe. Por primera vez organizado por la FIFA, 16 selecciones irán en busca del título que se definirá el próximo 18 de diciembre en el Estadio Al Bayt, sede también de la inauguración en Qatar 2022.

Los 16 equipos se dividieron en cuatro grupos de cuatro Selecciones cada uno. Líder y escolta se clasificarán a los cuartos de final, donde se disputará un mata-mata con el formato de eliminatoria tradicional con una llave ya definida que enfrentará a los ocho elencos bajo el siguiente criterio: 1B vs 2A – 1D vs 2C – 1A vs 2B – 1C vs 2D.

  • Grupo A: Qatar, Irak, Oman y Bahrein.
  • Grupo B: Túnez, Emiratos Árabes Unidos, Siria y Mauritania.
  • Grupo C: Marruecos, Arabia Saudita, Jordania y Palestina.
  • Grupo D: Argelia, Egipto, Líbano y Sudán.

Aunque ninguno de los planteles dispondrá de sus estrellas de las ligas europeas e incluso algunas Selecciones como Marruecos y Argelia participarán con planteles completamente alternativos y otras como Arabia Saudita no viajarán con su entrenador principal, el campeonato tiene varios alicientes para seguirlo bien de cerca: Qatar presentará sus instalaciones y credenciales con un equipo ideal que intentará ganar el trofeo, corroboraremos las condiciones climáticas que ofrecerá la sede e incluso será una oportunidad para que la FIFA someta a prueba a un sistema de detección automática del offside con un cúmulo de cámaras instaladas en el techo de los estadios.

Más allá de las eventuales conclusiones, la Copa Árabe será principalmente un escaparate para varios jugadores que intentarán ganarse un lugar en las próximas convocatorias rumbo al Mundial. Tunez y Mauritania serán los primeros protagonistas en un evento que ofrece varios nombres propios que podrían participar de la Copa del Mundo.

Achraf Bencharki (Marruecos)

El campeón defensor será uno de los participantes más afectados por la ausencia de jugadores europeos: Bono (Sevilla), Achraf Hakimi (PSG), Romain Saiss (Wolverhampton), Sofyan Amrabat (Fiorentina), Sofiane Boufal (Angers), Munir El Haddadi (Sevilla) y Hakim Ziyech (Chelsea) son algunos de los nombres estelares que no disputarán la Copa Árabe aunque dirán presente en la Copa Africana de Naciones que comenzará el próximo 9 de enero.

Con la base de los gigantes Wydad y del Raja Casablanca más jugadores que actúan en Arabia Saudita, tan solo dos integrantes se repetirán de la última lista de convocados que entregó Vahid Halilhodzic, quien no estará al frente del equipo en el torneo: el habitual arquero suplente Anas Zniti y Achraf Bencharki. Mientras Zniti ocupará la posición del indiscutido Bono, Bencharki será el máximo referente de un equipo que tiene material para pelear por el título.

Extremo por izquierda o segundo punta que incluso puede ocupar el lugar de centro delantero, es un prodigio gambeteador y goleador, un talento natural que ha dejado una marca indeleble en la memoria de los hinchas de cada una de las camisetas que vistió a lo largo de su carrera. Veloz y atrevido, su buena lectura y su inteligencia lo convierten en una amenaza constante para la última línea rival que suele perder su referencia porque Bencharki no es un delantero estático que fija a los centrales o se atornilla a uno de los flancos. En constante movimiento, entrando y saliendo, representa un desafío constante.

Forjado en el Magfreb de Fès, fue transferido al poderoso Wydad Casablanca en 2016 y automáticamente se transformó en una de las claves para conquistar la Champions League: fue el segundo máximo anotador y el mejor del torneo. Tras la derrota frente al Pachuca en el Mundial de Clubes, en enero de 2018 se mudó a Arabia Saudita para vestir la camiseta del Al-Hilal por apenas un puñado de meses antes de unirse al Lens francés a préstamo por un año. Aquel movimiento a tierras saudíes fue uno de los factores que impulsó a Herve Renard para dejarlo fuera de la lista de convocados para el Mundial de Rusia 2018, una decepción de la que pretende tomarse revancha.

Su préstamo por la segunda liga francesa concluyó después de un año en el que marcó tres goles y repartió una asistencia en 23 encuentros, travesía que captó la atención del Zamalek que decidió ficharlo por tres temporadas. Su impacto, como siempre, fue instantáneo con la conquista de la Copa de Egipto en 2018-19, la Súpercopa de Egipto en 2019-20 y la Súpercopa de África en 2020. Pero la cadena de éxitos aún tendría más capítulos con su subcampeonato en la Champions League 2019-20 y su consagración en la última Premier League. Bencharki fue protagonista de ambas gestas como segundo máximo anotador del certamen continental y como el máximo artillero en el ámbito local con 15 goles y 7 asistencias.

Pese al cariño de la hinchada, su futuro en el Zamalek podría haber llegado a su fin. Con contrato hasta 2022, su renovación se estancó por los problemas financieros que Los Caballeros Blancos arrastran tras el escándalo que supuso la suspensión de Mortada Mansour y su junta directiva. La crisis, que incluso llevó a los hinchas a abrir una cuenta bancaria para reunir fondos para pagar las deudas de su equipo, castigó a un club que hace una semana atravesó el retorno de Mansour a la presidencia. ¿Cambiará algo para Bencharki?

Akram Afif (Qatar)

Qatar es la excepción en la Copa Árabe: los organizadores alistarán a su plantel de gala en busca del título. El anfitrión quiere presentar sus argumentos mundialistas ante el planeta fútbol y consideran que no hay mejor lugar para hacerlo que en el preámbulo del certamen que organizarán en 2022. La millonaria inversión realizada y el proceso de captación por intermedio de la Academia Aspire dieron sus frutos y los primeros clasificados al Mundial consiguieron diseñar una formación que, aunque tiene sus falencias, convierte a su país en un rival de cuidado.

Más allá de los petrodólares y de la polémica presencia de los jeques, el plan qatarí fue una construcción lógica. El sideral financiamiento existió y es innegable, pero no siempre la inyección económica es sinónimo de éxito: decenas de proyectos de proyección faraónica terminaron en fracasos estrepitosos por errores groseros de planificación. Qatar también es una excepción: aunque no serán candidatos y probablemente quedarán afuera en primera ronda, en menos de una década se convirtieron en un adversario competitivo.

Campeones de la Copa de Asia 2019 tras vencer a Arabia Saudita, Irak, Corea del Sur, Emiratos Árabes Unidos y Japón, acumularon millas internacionales en la Copa América 2019 con un valios empate frente a Paraguay, una derrota por la mínima ante Colombia y una caída por 2-0 ante la Argentina de Lionel Scaloni. Invitados también a la última Copa de Oro de la CONCACAF celebrada a mediados de año, finalizaron en el primer lugar por encima de Honduras y Panamá, eliminaron a El Salvador en cuartos de final y cayeron apenas por 1-0 ante el campeón y local Estados Unidos a cuatro minutos de los 90′ en la semifinal.

Tras acumular resultados alentadores en su expedición americana y sellar su clasificación a la Copa de Asia que se celebrará en China en 2023, Qatar no volvió a ganar y fue goleado por Serbia, Portugal e Irlanda en una serie de amistosos que clausuró con un empate 2-2 frente a Azerbaiyán en Bakú. La Copa Árabe será el último gran banco de pruebas para el español Félix Sánchez Bas, el hombre clave en la estructura formativa del fútbol qatarí.

Producto de La Masía, entrenó durante una década en las categorías inferiores del Barcelona antes de asumir como la mente brillante que apuntalara al proceso Aspire que había comenzado en 2004. Técnico de la Sub 19 y Sub 20, en julio de 2017 fue ungido con el cargo de la mayor, una designación natural y fríamente calculada como parte de un plan sistemático. Sánchez Bas implantó el singular estilo blaugrana pese a algunas falencias técnicas del fondo granate y recogió los frutos de los jugadores que había formado en las categorías menores para ser campeón con una joven camada en la que resaltan tres emblemas por encima de la media en una Selección que todavía oscila entre momentos de gran fútbol y errores no forzados.

Uno de los emblemas es Akram Afif, una pesadilla que aún despertará por las noches a varios de los norteamericanos encargados de intentar frenar a un jugador imparable. Es indudablemente la gran promesa del fútbol qatarí, elegido por el diario Marca como uno de los mejores cien jugadores del mundo en 2019 tras un año en el que fue el máximo asistidor Annabi en la Copa de Asia y en el que recibió el premio al mejor del continente. Primer fichaje qatarí en la historia de La Liga, en 2016 fue adquirido por el Villarreal que luego lo cedió al Sporting Gijón, al Eupen belga y finalmente al Al Sadd que hasta hace semanas dirigía Xavi Hernández.

Generalmente ubicado sobre uno de los flancos, la estrella nacional creció notablemente durante los últimos años hasta convertirse en un factor determinante capaz de ejercer una función dual como generador principal y goleador. En un entramado ofensivo que sostiene las ilusiones del país con un arsenal de recursos que muchos envidiarían, Afif es la chispa y genialidad del tridente que completan Almoez Ali y Hassan Al-Haydos.

Ali Mabkhout (Emiratos Árabes Unidos)

Ali Mabkhout puede lucir orgulloso su nombre junto a Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. La máquina del gol emiratí, quien anotó 25 tantos en 26 juegos de la última campaña, es el cuarto jugador activo con más goles a nivel internacional con su Selección. Goleador histórico de su país, sus 79 gritos en 99 encuentros lo ubican por detrás de la Pulga (80 en 158), del indio Sunil Chhetri (80 en 125) y de CR7 (115 en 182). Destinado a escribir su apellido en la historia, a punto estuvo de ser partícipe de una humillación histórica para el Real Madrid cuando su Al Jazira estuvo cerca de eliminar al por entonces combinado de Zinedine Zidane. «Tienen dos jugadores de calidad, Mabkhout y Romarinho, que pusieron a prueba a nuestra defensa», lo elogió el mito francés después de que Mabkhout construyera un contragolpe anulado a instancias del VAR.

El máximo artillero de las Eliminatorias rumbo a Qatar recorrió sus doce años de carrera en el Al Jazira de su país, club en el que seguramente culminará su carrera después de extender su vínculo hasta 2026 y con el que levantó tres Ligas de Emiratos, dos Copas del Presidente y dos Copas del Emir. Con 14 goles en la clasificación continental, marcó el 1-0 en el triunfo como visitante frente al Líbano que le devolvió la ilusión mundialista al combinado que dirige el neerlandés Bert van Marwijk. No será sencillo porque primero deberán quedarse con el boleto para la siguiente fase de la clasificación asiática que le otorgará el derecho de definir el boleto rumbo al Mundial en un mano a mano con Arabia Saudita, Japón o Australia.

Aunque sus cifras parecen las de un nueve convencional, Mabkhout es un segundo punta dotado técnicamente que dispone de un profundo arsenal de recursos para definir entre los que sobresalen su gran pegada y su gambeta en espacios cortos para generarse sus propios espacios. Por su ductilidad también puede ocupar la posición de única referencia ofensiva o tirarse a los costados para crear desde los flancos. Su visión, panorama y ejecución componen una valiosa virtud de su repertorio.

De todas maneras, en Emiratos Árabes saben que deben mejorar su rendimiento y utilizarán la Copa Árabe para ajustar sus errores y solidificar sus sensaciones positivas. Las bajas de Omar Abdulrahman, su Maradona y jugador fetiche del 10, de Ahmed Khalil y de Fabio De Lima serán ausencias determinantes pero los goles del orgullo de Abu Dhabi, escoltado por el Balón de Oro del Mundial Sub 20 de 2003 Ismail Matar, el argentino Sebastián Tagliabúe y el brasileño Caio Canedo, le permiten soñar con una buena actuación. Pese a la presencia de su héroe, van Marwijk rezará por una mayor efectividad de sus delanteros para sepultar definitivamente una de las principales falencias de su ciclo.

Al-Moez Ali (Qatar)

Nacido en Jartum, la capital de Sudán, su familia emigró a Qatar cuando todavía era chico gracias a la seductora oferta de la Academia Aspire que lo descubrió cuando jugaba en el Mesaimeer. Su crecimiento y posterior consolidación como un goleador feroz, máximo artillero de la Selección campeona de Asia y dueño del récord de goles en la competición continental tras desbancar al iraní Ali Daei, es uno de los principales argumentos para justificar el éxito del plan de reclutamiento de talentos a lo largo y a lo ancho del planeta Tierra.

Al margen de la discusión ética, moral y hasta deportiva de naturalizar a extranjeros sin descendencia directa y las suspicacias que se generaron por la falsificación de documentos para evadir las leyes impuestas por la FIFA, Almoez Ali es el encargado de traducir en goles la superioridad que suele ejercer Qatar desde la posesión. Sin una sobresaliente capacidad para generarse sus propias situaciones, es un delantero más clásico, más estático, pero implacable dentro del área. Insaciable portento físico, es la punta de lanza de la formación de Sánchez Bas y un socio ideal para Akram Afif y el enganche Hassan Al-Haydos.

Integrante de todas las formativas del país, fue campeón asiático Sub 19 en 2015 como nombre destacado del conjunto que dirigía Sánchez Bas. Esa unión alimenta los sueños del anfitrión de cara al Mundial: «Hemos estado juntos durante los últimos 11 años, así que, por supuesto, tenemos una muy buena relación entre nosotros, porque no sólo fuimos compañeros de academia, sino que también fuimos compañeros de equipo en el campo. Creo que por eso, todos somos muy parecidos, tenemos mucho en común; 13 jugadores de la selección absoluta de Qatar son graduados de la Academia Aspire, y eso nos permite poder alcanzar nuestro sueño en la vida real».

Ali ya disfrutó de breves pasos por el KAS Eupen belga, el fútbol austriaco y la Cultural Leonesa española antes de recalar definitivamente en el Al-Duhail. Autor de 36 goles en 64 encuentros con la camiseta de la Selección, es propietario de una curiosidad que difícilmente otro jugador pueda repetir en el corto plazo: es el primero y único en la historia en anotar en la Copa de Asia, en la Copa América y en la Copa de Oro.

Baghdad Bounedjah (Argelia)

Su nombre decoró los sitios webs de los principales medios del mundo porque Xavi Hernández, flamante entrenador del Barcelona, lo había pedido para reforzar al conjunto blaugrana tras la baja de extensión incierta de Sergio Agüero, la lesión de Martin Braithwaite y la anemia ofensiva del Barça. «El jugador es extraordinario. pero no, no hay interés. No sé de dónde ha salido la noticia, pero no es interés nuestro ahora mismo. No tocaré jugadores del Al Sadd… en principio», desmintió entre risas el propio entrenador durante una conferencia de prensa.

Más allá de los rumores disparados desde Cataluña, muchos clubes europeos estarán atentos a Bounedjah durante las próximas semanas: el Brighton de la Premier League es el último interesado en sus servicios. Aunque no tendrá a su legión europea -Mandi, Feghouli, Bennacer, Slimani, Benrahma y Mahrez- Argelia reunió a un plantel capaz de pelear por el título en gran parte gracias a la presencia de su artillero.

Es uno de los arietes más prolíficos del fútbol asiático. Aunque por su físico espigado aparenta cierta torpeza a simple vista, es un nueve dotado con una buena cuota de talento que le permite crearse sus propias chances e incluso asistir a un compañero retrasándose levemente, siempre cerca del área ya que es su hábitat natural. En permanente movimiento, tiene una inteligencia superior para encontrar espacios libres y ofrecerse como receptor entre líneas para sus compañeros. En Qatar se destapó y aumentó su popularidad siendo tres veces goleador de la liga local, una vez de la Champions League y del Mundial de Clubes de 2019, una idolatría que estalló en la final de la Copa Africana de 2019 cuando rubricó el gol de la consagración ante Senegal y se convirtió en héroe nacional.

Hannibal Mejbri (Túnez)

Hijo de padres franceses, eligió representar a Túnez y será uno de los jugadores más jóvenes del torneo. También será uno de los pocos representantes del fútbol europeo en un certamen que acusará la ausencia de las grandes figuras que se lucen en el Viejo Continente. Aunque cada una de las Selecciones participantes intentará quedarse con el título, para los gigantes de África que en su horizonte inmediato tienen la Copa Africana y el mano a mano por un boleto rumbo al Mundial la Copa Árabe representa un laboratorio para descubrir talentos útiles para sus causas más importantes. Tal escenario es un contexto ideal para darle rodaje al mediocampista U21 del Manchester United y seguramente recibirá la oportunidad de ser titular en su posición natural como 10.

Canterano del Mónaco, en 2019 y. con tan solo 16 años se mudó a Inglaterra para vestir la camiseta de los Diablos Rojos. Media Europa pretendía contar con sus servicios después de años de un detallado seguimiento de una de las joyas que despertó el interés de Liverpool, Arsenal, Manchester City, Barcelona y PSG. Aunque seguramente termine reconvirtiéndose en un mediocentro moderno, todo en Mejbri recuerda a los enganches más exquisitos de América. Su visión, su panorama, su lectura, su elegancia y su temple para jugar lo convierten en una pieza singular que encima dispone de una buena cuota goleadora. Sensación en la academia del United, en los pasillos lo comparan nada más y nada menos que con Paul Scholes.

Hassan Al-Haydos (Qatar)

Qatar recupera a una pieza fundamental en su estructura, ausente de los últimos amistosos frente a Serbia y Azerbaiján que culminaron en una paupérrima experiencia por el Viejo Continente. El 10 es un enganche natural, sucesor del linaje clásico del fútbol árabe de jugadores mágicos pero inconstantes. Cada una de sus intervenciones es un abrazo a la nostalgia, un viaje en el tiempo hacia un fútbol que ya no existe.

Hombre de un solo club, desarrolló toda su carrera en el Al-Saad desde su debut en 2007. Con 30 años es la voz de la experiencia de una formación joven, el líder de una camiseta que defendió en 142 oportunidades. Puro talento, conoce todos los secretos y tiempos del fútbol. Su prodigiosa pegada y su visión lo convierten en una amenaza constante que Sánchez Bas puede utilizar para poner a correr a la dupla Ali-Afif ante rivales de mayor envergadura o como el eje principal del fútbol asociado que intenta distingue a los dueños de casa.

Mohamed Magdy (Egipto)

Carlos Queiroz asumió en septiembre y rápidamente cumplió con los objetivos que le encomendaron. Garantizado su lugar en la próxima fase de las Eliminatorias, en su futuro aparecen como mojones importantes la Copa Africana y el cruce ante un rival a sortear en busca del pasaje a Qatar 2022. En medio del pasado y el futuro, el portugués afrontará la Copa Árabe con un plantel completamente integrado por jugadores del ámbito local o, lo que es lo mismo, de los poderosos Al-Ahly y Zamalek. No estarán en cambio los representantes del Pyramids, el otro pilar del fútbol de su país que decidió no ceder sus jugadores para el torneo y le impidió al luso contar con valores como el subcapitán Ahmed Fathy.

Más allá de las ausencias lógicas de Mohamed El Neny, Trézéguet y Mohamed Salah que estarán presentes en el certamen continental africano, Egipto participará del certamen con lo mejor que tiene a disposición. A diferencia de lo que sucede en países como Argelia, esa base local es sobre la que históricamente se han construido los Faraones apuntalados por algún compatriota en el extranjero. La incorporación a último momento de Ahmed Hegazi (Al-Ittihad, ex Fiorentina y West Bromwich) ante el positivo de coronavirus de Emam Ashour le otorgará mayor oficio a la zaga central con la inclusión de un ex Mundialista que defendió la camiseta en Rusia 2018.

Después de marginarlo en la fecha FIFA de octubre para el doble choque frente al Líbano, Queiroz volvió a convocar a Mohamed Magdy, considerado el mejor jugador del país junto a su compañero de ataque Mohamed Sherif. Sus ausencias habían sido un misterio en el cual el entrenador evitó ahondar y la tendencia parecía sostenerse en el tiempo al no disputar minutos en el empate frente a Angola pero Queiroz dispuso su ingreso frente a Gabón y Afsha no falló: anotó un gol y generó el segundo en la última victoria ante Gabón.

La sociedad entre Afsha y el goleador Sherif es una de las causas del éxito del Al Ahly campeón de África que en la última final venció al Kaizer Chiefs sudafricano con un gol de cada uno de ellos. Criticado por la opinión pública después de haber manifestado públicamente que Salah no era tan talentoso como otros cracks mundiales, Magdy tiene la oportunidad de demostrar que merece un lugar en las convocatorias de Queiroz: es un mediapunta escurridizo, gambeteador y de gran visión para encontrar a sus compañeros tras líneas enemigas, un talento en fracso chico que despertó el interés del Galatasaray turco que intentó ficharlo en junio.

Si te gustan los contenidos de la web, podés colaborar económicamente para apuntalar al proyecto y seguir creciendo con un aporte único vía Cafecito o por Paypal si vivís en el extranjero.

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp

Apoyá mi proyecto

Este sitio web es parte de un incipiente multimedio al que podés ayudar a crecer con tu colaboración.

Si te gustan los contenidos, y querés impulsar los proyectos que tenemos en carpeta, te pido que los compartas con tu familia, amigos y conocidos. También podés colaborar económicamente con un aporte único a través de Cafecito. Si sos del exterior y te querés sumar, podés hacerlo por PayPal.

¡Gracias por tu aporte!

Periodismo. En tu mail.

No te pierdas nada de tus deportes favoritos: suscribite al newsletter y recibí todas las novedades y contenidos exclusivos.