Nadal volvió a cuartos después de siete años

Publicado en La Nación

Después de confirmarse como número uno del mundo, Rafael Nadal lanzó una advertencia: Wimbledon ya no es una tierra maldita para él.

El español derrotó al checo Jiri Vesely por 6-3, 6-3 y 6-4 en 1 hora y 53 minutos en la jornada de ayer y regresó a los cuartos de final del Grand Slam londinense después de siete años de frustraciones, donde espera al vencedor del duelo entre Juan Martín del Potro y Gilles Simon que se suspendió por falta de luz en la cancha número 2, cuando el argentino vencía por 7-6 (7-1), 7-6 (7-5) y 5-7.

“Es un resultado muy importante para mí, es importante estar en cuartos de final. Es verdad que ha pasado un tiempo desde la última vez, aunque al mismo tiempo es una posición en la que ya he estado en mi carrera”, explicó tras conseguir su 240º triunfo en torneos grandes. Solo el 19% de sus éxitos fueron sobre el pasto londinense, el certamen en el que menos ganó.

No deja de ser curioso el desempeño de Nadal sobre el césped del All England a lo largo del tiempo. Hilvanó cinco finales entre 2005 y 2011, consagrándose en 2008 frente a Roger Federer en un partido inolvidable y en 2010 sobre el checo Tomas Berdych, en un encuentro más sencillo y menos emocionante.

Desde 2011, edición en la que fue subcampeón tras caer frente a Novak Djokovic, nunca había podido superar el quinto partido: Lukas Rosol, Steve Darcis, Nick Kyrgios, Dustin Brown y Gilles Muller fueron sus verdugos.

“Es cierto que probablemente ellos jugaron buenos partidos, pero lo que pasó es que yo no estaba jugando en la manera correcta. Tuvo más que ver con que no pude competir al mejor nivel. Aún así jugué buen tenis aquí. Perdí un par de partidos que podría haber ganado. Es cierto que hubo dos o tres años en los que jugué realmente mal. Fue en 2012, 2013 y 2015. En el resto fui competitivo. A veces ganás, a veces perdés, el tenis es así”, explicó.

Es un año especial para Nadal, quien hace una década consiguió su primer título en Wimbledon y silenció a aquellos críticos que juraban y perjuraban que el español solo era un jugador capaz de triunfar sobre polvo de ladrillo. También hace diez años alcanzó por primera vez la cima del ranking ATP. Consolidado en el primer puesto, su victoria frente a Vesely disipó las dudas en torno a su candidatura, por si aún era necesario.