El revés con slice, el arma secreta de Del Potro

Publicado en La Nación

Desde su regreso al circuito en 2016, Juan Martín del Potro se embarcó en una lucha permanente: reencontrarse con el poderoso revés a dos manos que tres operaciones en la muñeca izquierda le habían arrebatado. Su recuperación fue paulatina pero lo consiguió: “Estoy pegándole cada vez más con el revés a dos manos, lo cual es bueno porque todo mi juego mejora. Es muy importante para mí”, confesó en la conferencia de prensa posterior a su triunfo sobre el francés Benoit Paire en la tercera etapa de Wimbledon.

Aquí, donde resolvió sus tres presentaciones en tres sets, su saque se ha mostrado incontestable, el drive quemó como siempre y los winners con el revés fueron cada vez más continuos. Pero un golpe, antes sinónimo de debilidad, se afianzó como una fortaleza de su repertorio: el revés con slice.

“Le puedo sacar provecho a la mala fortuna que tuve con mis muñecas”, le confesó a LA NACION Del Potro. El argentino se ha convertido en paradigma de resiliencia durante los últimos años. Tras coquetear con el retiro, volvió, ganó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río 2016, conquistó la Copa Davis, alcanzó las semifinales del US Open y Roland Garros, ganó su primer Masters 1000 en Indian Wells y escaló hasta el cuarto lugar en el ranking mundial. Colegas como Andy Murray y Novak Djokovic lo adoptaron como inspiración.

Poco más de dos años después, es uno de los candidatos a ganar Wimbledon. Hoy es un jugador más completo, también más maduro, que en 2013, cuando alcanzó las semifinales del torneo. A su paleta de virtudes se vio obligado a sumarle un recurso que tal vez nunca hubiera perfeccionado sin las lesiones. De lo malo, lo bueno, por enésima vez para Del Potro.

“Me deja tranquilo saber que practiqué el slice durante mucho tiempo, lo mejoré y lo puedo jugar cómo y dónde quiero”, analizó. El césped es un lugar ideal para aplicarlo: el efecto de rotación hacia atrás frena a la pelota en el aire y le hace perder fuerza. En una superficie como la hierba en donde el pique es débil y bajo, si se juega con profundidad se convierte en un combo letal y la pelota pica casi resbalando, transformándose en otra alternativa ofensiva. Si lo sabrá Roger Federer, el rey del pasto y dueño de uno de los mejores revés con slice del circuito.

Hasta ahora, el argentino capitalizó sus bondades e hizo estragos con su flamante adquisición. “Es una superficie en la que puedo usarlo. El pasto te permite eso, me ayuda. Es un golpe que en polvo no funciona así”, detalló después de clasificarse a la segunda semana de Wimbledon por primera vez desde su reaparición en el tour.

Su rendimiento explica por qué hace un par de meses declaró que el torneo británico le generaba “más ilusiones” que Roland Garros, en donde sorprendió al alcanzar las semifinales en su última participación. El revés cortado es una de las claves de esa preferencia.

“Lo puedo usar a veces para defenderme y también para atacar. La forma en la que vengo jugando este año es más agresiva con mi revés a dos manos, entonces cambiar bruscamente y jugar todo con slice no es bueno para mi juego pero estoy tratando de mezclarlo”, agregó.

Del Potro es, junto a Roger Federer y Rafael Nadal, una de las pocas certezas de un certamen plagado de sorpresas. Después de superar a David Nalbandian y establecer el récord de triunfos argentinos en el All England, buscará su segundo título en un grande y se afianza como alternativa tras las eliminaciones de Marin Cilic, Alexander Zverev y Nick Kyrgios. También irá en busca del número tres del ranking, posición que alcanzará por primera vez en su carrera si accede a las semifinales.

“Haber ganado como gané los partidos me da tranquilidad pero no es nada más que eso. Cada partido es una nueva historia y diferente, lo que pasó ya queda atrás, especialmente a partir de la segunda semana en la que quedan pocos y todos están jugando bien. En el pasto cualquiera le puede ganar a cualquiera. Por más que seas muy bueno, si no tenés un buen día o no estas concentrado, cualquiera te puede ganar”, dijo con la mirada puesta en el futuro.

Hoy jugará ante el francés Gilles Simon, 53º en el ranking de la ATP, en el tercer turno de la cancha número dos. En el historial de duelos entre sí, el tandilense se impuso en cuatro de los siete duelos y en los tres en los que se enfrentaron sobre pasto. Dos fueron en el All England durante Wimbledon 2011 y los Juegos Olímpicos de Londres 2012, ambos sin el revés con slice en el repertorio de Del Potro.