Publicado en La Nación

El partido frente al experimentado Feliciano López no era uno más en la aventura de Juan Martín del Potro en Wimbledon. El español, tres veces cuartofinalista en All England y especialista en pasto, había entregado auspiciosas actuaciones en Stuttgart y Queen’s durante la gira previa.

El tandilense, en cambio, se presentó en el Grand Slam londinense sin continuidad sobre hierba más allá de su exhibición en The Boodies frente al joven Taylor Fritz. Tras su debut triunfal frente al alemán Peter Gojowczyk, el propio Del Potro declaró que el encuentro frente a López sería un termómetro para saber dónde estaba parado.

Si bien Del Potro ya no sorprende, la contundencia de su rendimiento mandó un mensaje: Federer, el máximo candidato, y Nadal tendrán que tener cuidado con él. El número cuatro del mundo, quinto preclasificado, sorteó con suma facilidad a un obstáculo de máxima exigencia por 6-4, 6-1 y 6-2 en apenas 1 hora y 35 minutos, para avanzar a la tercera rueda de Wimbledon.

“Fue un buen partido. Esperaba un juego diferente de él, tal vez lo pude controlar porque conseguí quiebres enseguida en cada set. Tuve muy pocos errores y concreté cada oportunidad de quiebre, eso ayudó a mi confianza. No tuve break points en contra. Hice un juego sólido y no cometí errores cuando no debía que cometerlos. Tenía que ser así para ganarle a alguien tan bueno como él”, reflexionó ante LA NACIÓN.

Tras las dos primeras ruedas, Del Potro no cedió sets y apenas acumula tres horas y 25 minutos sobre el césped londinense. En un torneo en el que varios de los preclasificados ya fueron eliminados, su marcha firme es una buena señal: “También ayuda a guardar físico. Feliciano siempre es muy peligroso en pasto. Jugué mejor de lo que esperaba”, expresó.

Su saque funcionó a la perfección: convirtió 13 aces, ganó el 97% de los puntos con su primer servicio y el 81% con el segundo. En total apenas cedió cinco puntos durante el partido con su saque: “Sin dudas es lo más importante para el césped. Me daba tranquilidad que ganaba los puntos rápidos cuando sacaba, eso sumado a que en cada set le rompí el servicio temprano, me dio un poco más de tranquilidad para hacer mi juego como yo quería”, profundizó.

Con su éxito, Del Potro igualó el récord de 19 victorias de David Nalbandian en Wimbledon y lo alcanzó en el segundo puesto como segundo argentino con más victorias en torneos grandes, con 86 cada uno. Aún lejos, muy lejos, de las 139 que ostenta Guillermo Vilas.

El enigmático Benoit Paire (47º) será su próximo rival. El francés se benefició por la baja de Andy Murray, derrotó a Jason Jung en la primera rueda y en la segunda eliminó al canadiense Denis Shapovalov. Si tiene un buen día, puede complicar a Del Potro: “Es muy difícil jugarle. Nunca sabés que tiro va a tirar. Tiene mucho talento, puede sacar y volear o jugar de fondo. Tiene un revés particular que lo varía con drops”.

El sábado será su turno, días después de la eliminación argentina en la Copa del Mundo de Rusia. “Ojalá el resultado pueda ser diferente”, dijo y sonrió Del Potro al cierre de su conferencia de prensa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s