El partido perfecto

Publicado en La Nación

Si Feliciano López fue un examen para el nivel de Juan Martín del Potro en pasto, su actuación merece la más alta calificación: sorteó con suma facilidad a un obstáculo de máxima exigencia por 6-4, 6-1 y 6-2 en apenas una hora y 35 minutos, para avanzar a la tercera rueda de Wimbledon.

Fue una tarde impecable para el tandilense, quien cometió apenas cinco errores no forzados y marcó el pulso del partido a través de su saque: convirtió 13 aces, ganó el 97% de los puntos con su primer servicio y el 81% con el segundo. En total apenas cedió cinco puntos durante el partido con su saque.

Desde el inicio del segundo set, el argentino hilvanó ocho games consecutivos sin perder ni un solo punto hasta que una derecha se fue apenas larga en el 5-2, 40/0 del tercer set.

Del Potro convirtió un desafío de pronóstico reservado en un trámite frente a un jugador experimentado y especialista en pasto como López, que fue frustrándose rápidamente a lo largo del primer parcial.

La facilidad con la que se deshizo de su rival no hace más que respaldar los argumentos de aquellos que, cada día con mayor intensidad, lo señalan como una de las principales amenazas a la hegemonía de Roger Federer sobre el césped londinense. Más aún después de la eliminación de Marin Cilic, tercer preclasificado, a manos de Guido Pella.

Cuarto en el ranking ATP y quinto preclasificado en el All England, Del Potro se enfrentará en la próxima rueda con el francés Benoit Paire (47º), que eliminó al canadiense Denis Shapovalov (26º preclasificado) por 0-6, 6-2, 6-4 y 7-6 (7-3).