Gustavo Poyet: “De Tevez destaco su calidad, su carácter y las ganas de ganar”

Publicado en La Nación

Si en China están empecinados en revolucionar el actual escenario del fútbol mundial a fuerza de chequera, Shanghai es el epicentro de la rebelión: el gobierno de la ciudad más poblada del país más poblado del mundo decidió someter a los dos clubes que disputan la Superliga a una presión constante para que incorporen a numerosas estrellas con el fin de promover las bondades de la metrópoli a través del deporte más popular.

El Shanghai International Port Group , que tiene como estrellas al argentino Darío Conca y al brasileño Hulk, tomó la delantera al buscar a Oscar, el volante de Chelsea.

Mientras tanto, a Shanghai Shenhua sólo le queda soñar después de enviar su sideral oferta para tentar a  Carlos Tevez : millones de dólares y la tentación de un fútbol más tranquilo. Mientras tanto, sus dirigentes ya negocian por otros nombres de jerarquía para cumplir con el objetivo gubernamental: John Terry, quien no renovará en Chelsea, podría emigrar a cambio de 15.6 millones de dólares.

El Shenhua -la flor de Shanghai- carga con una vasta tradición extranjera desde que en 2007 fuera comprado por Zhu Jun, dueño del desarrollador de videojuegos The 9 Limited. El testigo lo recibió la corporación Greenland Group, que en 2014 se convirtió en socio mayoritario. La tradición es tangible, a tono con el auge de una liga que se construye a partir de cifras astronómicas: Didier Drogba, Nicolas Anelka, Rolando Schiavi, Gio Moreno, Demba Ba, Obafemi Martins, Sergio Batista y Gregorio Manzano son algunos de los tantos foráneos que pasaron por el club.

El último en sumarse a su disciplina fue  Gustavo Poyet. Quince días después de ser destituido por Betis, recibió una oferta para suplantar a Gregorio Manzano. El español llevó al Shenhua hacia las semifinales de la FA Cup y finalizó cuarto en la liga, puesto que lo clasificó automáticamente a la Champions de Asia. Pese a sufrir la gravísima lesión de Demba Ba, Manzano rubricó una temporada en la que mejoró los registros del equipo sin su estrella. Aún así, tal vez capricho de un nuevo magnate futbolero sin tradición, Manzano fue despedido.

Poyet, ídolo como futbolista en Zaragoza y en Chelsea, fue presentado el 29 de noviembre. Gus, como lo apodan en Inglaterra, se encontró con una ilusión entre manos antes de dirigir su primer partido. Tevez podría convertirse en el nuevo líder de su equipo. Cauteloso, pero esperanzado, Poyet dialogó desde Shanghai con la nacion sobre su desembarco en el fútbol chino, los objetivos de su nuevo equipo y la influencia que puede tener el delantero de Boca, al que esperan sin perder la calma.

-¿Qué argumentos te llevaron a aceptar la oferta de Shanghai Shenhua?

-Tuve poco tiempo para pensarlo. Recién salido de España, llegó la oferta, la charlamos con el cuerpo técnico, donde está el argentino Mauricio Taricco, y la aceptamos. Es un mercado en el que muchísima gente quiere entrar, y quizás se sorprenderían al saber que entrenadores y jugadores quieren venir para acá. El tiempo dirá si fue correcta o no la decisión, pero estamos muy ilusionados.

-¿Cuáles son tus objetivos?

-Adaptarme lo más rápido posible en lo personal e ingresar en la Champions League de Asia, donde estamos en la etapa previa.

-¿Pudiste evaluar el nivel de la Superliga?

-Aún no la conozco muy a fondo y sería ilógico opinar con mucho criterio, pero por lo que me cuentan y por lo que pude ver, es cada vez más competitiva, vienen extranjeros cada vez más jóvenes y eso hace que la liga crezca en intensidad.

-¿Cómo ves el futuro del fútbol chino a mediano plazo?

-Si pueden mantener el poderío económico, sin lugar a dudas va a tener un nivel muy alto. Creo que cada vez veremos mejores jugadores y entrenadores.

– Imagino que se pueden encontrar dificultades culturales…

-Las dificultades son como cuando vas a cualquier otro país con idioma y costumbres diferentes. Yo estuve en Francia con 20 años sin hablar francés, así que estoy acostumbrado. Con el idioma evidentemente dependemos de los traductores, acá hay un chico joven que vivió en Argentina mucho tiempo, así que es espectacular.

-¿Qué virtudes destacan en Tevez para insistir en su incorporación?

-Casi todas. Lo que representa a nivel mundial, su calidad, su carácter, cómo puede influir en el equipo y hacernos crecer, sus ganas de ganar. Prácticamente todo.

-¿Cómo lo imaginás en tu equipo?

-No nos apresuremos. Ya dije por qué lo queremos, pero hasta que no lo tengamos, hay que tener calma.

-¿Qué impacto podría tener la llegada de Tevez en el fútbol chino?

-Sería muy grande, tanto a nivel de equipo como también en la liga. Sería un placer contar con él.

Shanghai Shenhua ya jugó sus cartas y solo queda esperar la decisión del Apache, a quien aguardan para su primer desafío de la temporada: el 8 de febrero se juega el repechaje para ingresar a la etapa de grupos de la Champions. Esperan rival. Y esperan a Tevez.