Publicado en La Nación

Jorge Coronel está sentado detrás de uno de los tableros del estadio del Atlético Boxing con el corazón palpitante. Cuarenta años después de abandonar su Córdoba natal para afincarse en Rio Gallegos, el sueño que persiguió primero como jugador, después como entrenador y ahora como periodista está a punto de concretarse. “Siempre dije que mi sueño era relatar a un equipo santacruceño en el Torneo Nacional de Ascenso”, reflexiona a punto de transmitir para dos radios locales el debut de Hispano Americano en la Liga Nacional de Básquet frente al poderoso y reinante San Lorenzo, la versión 2.0 del Dream Team local.

“La ansiedad es muchísima, no pude dormir de los nervios, todavía no lo puedo creer pero estoy realmente feliz”. La alegría de Pinocho, mito de la radiofonía vernácula, sintetiza el ánimo de una provincia revolucionada que por primera vez en su historia se siente en la élite del deporte argentino. El árbol genealógico santacruceño dinamita las tribunas, el plantel del Boxing se instala a metros del parqué para atestiguar la presentación de su máximo enemigo, la pelota vuela por el aire y Jarred Shaw le gana el salto a Jerome Meyinsse. La derrota, previsible y lógica, será una anécdota. El Gallego es oficialmente de primera.

El escenario del jueves jamás habitó en el imaginario colectivo de los santacruceños, ni siquiera de los dirigentes del propio club que hace ocho años batallaban en el Torneo Federal. Martín López, presidente de la subcomisión de básquet, revela la incredulidad general: “Me sumé a la subcomisión en el Federal, estuvimos tres años luchando para poder ascender. Si cuando ascendimos al TNA me hubieran dicho que íbamos a llegar a jugar la Liga, la verdad hubiera dicho que estaban locos, en ese momento era algo impensado”.

Los entretelones de la hazaña de Hispano Americano, en la Liga Nacional después de dos ascensos en los últimos seis años, están inevitablemente vinculados al apoyo que han recibido de un gobierno que tanto a nivel nacional como provincial ha fomentado, con aciertos y errores, el deporte argentino con políticas a pequeña y gran escala, tanto en el sector amateur como en el sector profesional. Para la presente campaña en la máxima categoría del básquet argentino, la gobernación presidida por Alicia Kirchner aporta el 20% del financiamiento total del Gallego.

“Nuestro presupuesto fluctúa, no existe un número fijo. En comparación con San Lorenzo estaremos en un 35% o 40% de su presupuesto. Tenemos mucho apoyo de Santa Cruz, no únicamente en lo económico. El gobierno apoya giras como las que hicimos previas al torneo por el interior de la provincia y también hay muchas empresas privadas que cuyo aporte es fundamental. Nuestra intención es cada vez depender menos del estado en la parte económica, pero todos los equipos excepto los grandes dependen de la ayuda del estado, especialmente los del interior”, explica López.

Sin el apoyo del gobierno local, pensar en un Hispano Americano en la máxima categoría sería una utopía según Mirta Monjes, integrante de la comisión directiva desde hace 15 años: “Este año, además del apoyo de siempre del gobierno, tenemos nuevas empresas que se interesaron en nosotros, además del aporte muy importante de la Provincia. Nosotros también cumplimos una función social, tenemos escuelas de deporte, natación, hockey, fútbol. Jugar esta liga era una decisión muy importante que sin el apoyo de la Provincia y de los sponsors hubiera sido imposible”.

Mientras algunos clubes deciden vender sus plazas al mejor postor porque la actividad no resulta económicamente redituable, Hispano Americano apuesta a perpetuarse en el certamen. Solo 51 días pasaron desde el ascenso frente a Barrio Parque hasta la confirmación oficial de su participación, periodo durante el cual cerraron un acuerdo con el Boxing Club para utilizar su polideportivo construido a partir de subsidios impulsados por el gobierno de Néstor Kirchner, utilizado para el lanzamiento presidencial de Cristina Fernández de Kirchner en 2007 y sitio del último acto de Néstor en Santa Cruz antes de su fallecimiento.

Los desplazamientos durante el campeonato podrían haber atentado contra las aspiraciones de Hispano, pero poco cambió en ese rubro en un club que está acostumbrado a múltiples travesías como consecuencia de su ubicación geográfica: “No nos modificó la logística, porque estábamos acostumbrados a viajar siempre por avión pero si nos cambió el presupuesto de jugadores, por eso nos demoramos en ver si jugábamos o no, siempre fuimos prolijos y cautelosos con el manejo de nuestro presupuesto” agrega López.

Hispano Americano irrumpió como una luz centellante de esperanza en una provincia de ánimos caldeados que le profirió una silbatina generalizada al vicegobernador Pablo González, quien antes del partido le entregó una plaqueta en homenaje a Sergio Hernández.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s