Del Potro: “Lo que más quisiera es no pensar en la mano”

Publicado en La Nación

Juan Martín del Potro continúa con su sorprendente reaparición en Delray Beach, donde venció al australiano John Patrick Smith por 6-4 y 6-4 en el duelo de octavos de final del certamen que reparte 250 puntos y U$S 576.900 en premios. En cuartos enfrentará al francés Jeremy Chardy, quinto preclasificado del torneo, en un duelo que tiene un triunfo por lado: el último fue triunfo del europeo en cinco sets en el Australian Open 2013.

El tandilense, quien ganó dos partidos consecutivos tras un año, afrontó un desafío más exigente de lo que el historial de su rival presentaba en la antesala del duelo. Es que Smith, quien venía de eliminar al gigante croata Ivo Karlovic en su cuarto triunfo por el ATP World Tour, había anticipado que le imprimiría intensidad al ritmo y presión sobre el juego del argentino, exigiendo al revés del argentino.

Tras sufrir un quiebre en su primer servicio, Delpo fue encontrando sensaciones hasta recuperarse en el sexto game cuando con un passing shot y un globo desdibujó la agresividad de un Smith que subía constantemente a la red. A partir de ahí, pese a que luego tendría un desarrollo irregular, el trámite del partido empezó a pintarse con colores albicelestes: Del Potro encontraba ángulos y tiros de los viejos tiempos que levantaban a decenas de compatriotas que gozaban esas pinceladas del pasado.

El saque y la derecha volvieron a responder, así como un físico sometido a una exigencia descomunal para un hombre que estuvo once meses inactivo. “Después de todo lo que viví era normal que me relaje un poco, me sentí más bajo en intensidad, en mis movimientos y en mi saque”, confesó tras el partido.

El revés sigue siendo el foco de conflicto: “Mi lucha es hoy contra la mano, contra el revés, contra mis sensaciones físicas. Lo que más quiero es tener un golpe para competir en igualdad de condiciones con el resto. Quiero poder jugar como yo quiero”.

Una jugada denotó esa búsqueda incansable de Delpo por volver a encontrar a su revés: en el séptimo game del segundo set, un passing shot de revés dejó desairado a Smith. Mientras el estadio lo ovacionaba después de semejante definición, el tandilense sonrió y movió su cabeza en símbolo de negación, como sin poder creer que su revés había aparecido al menos por un ratito.

“Me quedo contento con los dos últimos games, devolví fuerte, le puse la pelota a sus pies y pude quebrarle” aseguró post partido un Del Potro cuya recuperación tendrá otra prueba este viernes cuando enfrente a Jeremy Chardy, quinto preclasificado del torneo.