El anteúltimo retorno de Juan Martín del Potro al circuito había sido una experiencia traumática pese a demostrarse aún competitivo en la derrota en dos sets frente al canadiense Vasek Pospisil por la primera ronda del Masters 1000 de Miami. Si bien había dejado buenas sensaciones pour la galarie, en su intimidad el tandilense sufría dolores incesantes, una tortura que desembocó en la decisión de operarse por tercera vez de la muñeca izquierda.

Con la experiencia de aquel frustrado regreso y tras meses de sufrimiento, Delpo se trazó un único objetivo tal como le confesó a LA NACIÓN antes de su presentación: “El resultado va a ser anecdótico, mi meta es poder jugar al primer partido, llegar al hotel y poder decir que estoy en condiciones de entrenarme al día siguiente”.

Después de atender a la prensa en inglés y castellano, un hambriento Del Potro se fue a su hotel previa cena y cerca de las dos de la mañana escribió en su Twitter: “Ahora sí a descansar! Gracias por estar ahí!!!”.

Horas más tarde, ya consumada su sorprendente victoria en el debut ante Denis Kudla y preparándose para la segunda rueda del ATP 250 de Delray Beach, Delpo obtuvo su ansiado triunfo personal el miércoles al mediodía cuando se entrenó con total normalidad y sin signos de dolor en la cancha cuatro del complejo emplazado en la Florida.

Durante una hora y bajo un calor abrasador, el argentino practicó nuevamente con el joven Jakub Wojcik, convertido en sparring habitual durante este torneo. Acompañado por el fisioterapeuta Diego Rodríguez y su amigo Ezequiel, fueron sesenta minutos de intensidad frente a más de veinte fanáticos que lo miraban seguir calibrando un revés que necesita rodaje para volver a ser el que fue. Como en su primer match oficial en once meses, se lo notó cansado en los peloteos más largos como consecuencia del tiempo fuera de las canchas. “Necesito cansarme, que me apuren, entrar en ritmo” aseguró en la conferencia post partido.

Juan Martín del Potro enfrentará este jueves al australiano John Patrick Smith (135º), quien ingresó al cuadro principal desde la qualy y en la primera ronda eliminó al gigante croata Ivo Karlovic, el tercer preclasificado del torneo. Para Delpo, aún en un cuadro abierto y con la posibilidad de seguir avanzando, ganar o perder es secundario porque el mañana es demasiado lejano y sus sensaciones son minuto a minuto: “Me siento bien, estoy bien, la mano está bien, no tengo dolores anormales”. Al fin y al cabo, el triunfo más importante del tandilense es estar sano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s