Cuellar, en el sendero de Mares

Las Vegas, Estados Unidos, 4 de mayo (especial para NA) – Mientras pasea por el salón de prensa del MGM Grand de Las Vegas, Abner Mares (29-1, 15 KO) bucea el mercado en busca del próximo escalón que le permita seguir apuntalando la reconstrucción de su carrera. Si bien hilvanó tres triunfos después de aquel escalofriante nocaut que sufrió en el primer round frente a Jhonny González hace dos años, el mexicano necesita un gran nombre para reencontrarse con aquella estela que lo proyectaba como una de las nuevas estrellas del venidero escenario.

“He regresado muy bien y lo único que puedo decir es que Abner Mares aquí sigue y que va a ser campeón mundial muy pronto” resaltó el ex campeón pluma del Consejo Mundial de Boxeo, quien baraja cuatro nombres para retomar el sendero de las grandes ligas: Gary Russell, Leo Santa Cruz, Vasyl Lomachenko y Jesús Cuellar.

Russell (26-1, 15 KO) destruyó a González en marzo y se adueñó del título que otrora fuera de Mares, quien en la previa había solicitado una chance frente al ganador. “Russell viene diciendo que quiere enfrentarme. ¡Estoy preparado! ¡Hagámoslo!” escribió instantáneamente después en su cuenta de Twitter.

Invitado de lujo a la gran velada que protagonizaron Floyd Mayweather y Manny Pacquiao, Mares estudió desde el ring side a dos de los boxeadores que podrían aparecer en su horizonte. Lomachenko (4-1, 2 KO), un rival al cual Mares ni siquiera había nombrado como una posibilidad durante los últimos meses, desplegó todos sus recursos frente a un valiente Gamalier Rodríguez, defendió su cinturón pluma de la Organización Mundial de Boxeo y despertó la curiosidad del mexicano: “Es un gran boxeador Lomachenko. Gran movimiento de pies y velocidad en sus manos, me encantaría probar mi estilo frente a él” twitteo.

Santa Cruz (30-0, 17 KO) desilusionó como semifondo del denominado combate del siglo y derrotó en decisión unánime a un indestructible José Cayetano en una pelea sin título en juego. Campeón gallo del Consejo Mundial de Boxeo, el Terremoto es una caricatura de aquel que enamorara a los fanáticos dinamitando a sus rivales y necesita de una gran noche para impulsar su resurrección. Triunfante, pidió a Mares desde el ring del MGM.

Horas antes, Abner había confesado en exclusiva que “estamos tratando de cerrar una pelea con Santa Cruz, es el nuevo rival que queremos. Se está diciendo que quiere pelear conmigo, pues se lo dejamos entonces a los managers y esperemos que puedan arreglar esta súper pelea”. Santa Cruz es el rival más factible para protagonizar junto a Mares una cartelera que los fanáticos del boxeo esperan con ansiedad.

Sin embargo, también aparece en su futuro Jesús Cuellar (26-1, 20 KO), quien en las últimas horas confirmó que el próximo 6 de junio expondrá su cinturón regular pluma de la Asociación Mundial de Boxeo frente a Vic Darchinyan (40-7, 29 KO) en Carson. El argentino enamoró al mercado estadounidense con sus nocauts frente a Juan Manuel López y Rubén Tamayo, por lo que una similar actuación frente al experimentado armenio le permitiría acceder a Mares.

La contienda, que podría materializarse recién en la segunda mitad del año, tiene el visto bueno del mexicano: “Lo único que puedo decir es que estoy dispuesto porque soy un guerrero. Me lo topé en la pelea de Julio César Chávez Jr, hablamos de eso y me dijo que tenía una pelea programada pero que después de eso nos sentaríamos a platicar. Si la pelea de Santa Cruz no se cierra… ¿Por qué no? ¡Sería una mega pelea!”