Las Vegas, Estados Unidos, 4 de mayo (especial para NA) – Después de protagonizar la más firme candidata a pelea del año, Lucas Matthysse trazó inmediatamente su próximo objetivo: “No merezco otro rival que el ganador de Mayweather-Pacquiao”. Dos semanas más tarde, Floyd venció en decisión unánime a Manny y acrecentó su leyenda sobre el ring del MGM Grand.

Pero el deseo de la Máquina parece utópico porque detrás del hipotético Mayweather-Matthysse existe una intrahistoria entre Money y Oscar de la Hoya, promotor del argentino, que hace prácticamente imposible su concreción.

Hasta el año pasado Mayweather Promotions estaba asociada con Golden Boy Promotions para organizar las veladas que protagonizaba Floyd. Richard Schaefer, por entonces CEO de Golden Boy, era el hombre clave para explicar la alianza pero el castillo se derrumbó después de que de la Hoya, recuperado de su adicción a las drogas, retomara el control de su empresa y destapara la traición de un Schaefer que desde las sombras había desmantelado su cartera de estrellas para entregársela al polémico Al Haymon.

Las consecuencias de la separación son evidentes e impactan directamente sobre Matthysse: Floyd anunció que nunca más organizaría una velada con Golden Boy Promotions y de la Hoya, anémico de figuras, convirtió repentinamente a Lucas en su niño mimado.

Sin la opción de Mayweather en su futuro, un de la Hoya que anticipó que “queremos a los grandes nombres” ve reducida sus opciones. Si no es Floyd, Manny Pacquiao podría ingresar en su consideración. Sin embargo, el futuro del filipino es incierto después de enfrentar el máximo desafío de su carrera y por lo pronto deberá sanar de su lesión en el hombro derecho, para la cual podría someterse a una operación.

La revancha con Danny García parece la opción más viable pero después de su deslucido triunfo frente a Lamont Peterson será una incógnita a resolver si el estadounidense se somete a los furibundos estiletes de Matthysse o si elige un rival de menor valía para brillar sin riesgos.

En ese escenario de desconcierto absoluto, Ruslan Provodnikov (24-4, 17 KO) insistió este fin de semana en una revancha que de la Hoya había descartado de raíz después de la pelea pero que podría reconsiderar si no aparecen opciones seductoras. En exclusiva, el Rocky Siberiano repitió, ahora con la cara desinflamada después de dos semanas de descanso, sus declaraciones de posguerra: “Deberíamos hacerla de vuelta, creo que una revancha es todo lo que el público quiere ver y sin dudas fue una gran pelea”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s