Fuego cruzado

Freddie Roach y Floyd Mayweather Sr. fueron los encargados de cerrar la previa del combate del siglo en una conferencia en la que, a contramano de lo que fue el escueto tour, desataron un impensado fuego cruzado a horas del pesaje del viernes. Los protagonistas que subirán al ring el próximo sábado por la noche eligieron la cautela, diferenciándose de promotores, cadenas de televisión e incluso de sus entrenadores.

Roach, premiado en 2014 como el mejor entrenador del año por séptima vez en su carrera, se subió primero al estrado y dejó traslucir en sus palabras el cariño paternalista que siente por su pupilo: “Cuando lo conocí me mostró vídeos en donde era noqueado. Nunca pensé que un boxeador me iba a mostrar su peor faceta pero él directamente decidió hacerlo en su presentación. Sin embargo, decidí trabajar con él por sus virtudes”.

“Nos venimos preparando para esta pelea hace cinco años, hace cinco años que vengo estudiando a Mayweather” anticipó Freddie en una de sus primeras respuestas tras afirmar horas antes que logró descifrar el método para arrebatarle el invicto al norteamericano.

Uno de los principales obstáculos para la materialización de la pelea, según argumentaron históricamente desde “The Money Team”, fue la negativa de Pacquiao de someterse al test antidopaje oficializado por la USADA. Aceptada la cláusula, Roach reconoció que al menos durante doce oportunidades le extrajeron sangre durante su campamento.

Floyd Mayweather Sr
Mike Tyson, ex campeón del mundo y uno de los boxeadores más salvajes y atragantes de la historia, dio su opinión el último miércoles sobre la pelea: “Mayweather tiene miedo”. Roach, perspicaz, no lo ratificó pero deslizó su opinión en la misma sintonía porque “me gusta Mike, me gusta como opina de boxeo”. Además, afirmó que probará los guantes y que hasta que “no vea a Mayweather en el ring, no creerá en la pelea”.

Después fue el turno de un soberbio y patotero Floyd Mayweather Sr. El padre de Money se burló de Roach, castigó a un periodista frente a una pregunta a la que rotuló como “estúpida” y no se extendió a más de diez o quince segundos de respuesta. Floyd Sr, quien se autoproclamó como el mejor entrenador sin nadie que pudiera poner en jaque su título, terminó su conferencia con un poema hacia un Roach que “está muerto de miedo”.