Ruslan Provodnikov (24-4, 17 KO) resultó ser un crossover entre el Rocky de Sylvester Stallone y el T-1000 de Robert Patrick en Terminator 2: Judgment Day. El ruso conjugó la épica, la angustia y el coraje del italoamericano con la capacidad regenerativa del androide. Cortado por debajo de la ceja y con la sangre como color de piel,  terminaba cada round destruido como Patrick después de que Sarah Connor, álter ego de Linda Hamilton en la película, protegiera a su pequeño John del asesino que viajó en el tiempo para erradicar la raza humana, pero de la misma forma regresaba al cuadrilátero con un rostro, a la distancia, inmaculado.

Fue una noche consagratoria para Lucas Matthysse (37-3, 34 KO), un capítulo gore que se escribió en la misma sintonía que las memorables Martínez-Chávez Jr. y Maidana-Broner, una velada sanguinaria que marcará el destino de la gema de Golden Boy. Su futuro, incierto, se asoma brillante después de meses de posguerra. No es casualidad que Óscar de la Hoya, que en enero extendió por cinco años el vínculo entre el argentino y su promotora, acompañara con insistencia y meticulosidad todos los movimientos de Lucas. Después del vaciamiento que sufrió a manos de Al Haymon y Richard Schaefer, recuperado de su adicción a las drogas, decidió reconstruir su imperio alrededor de un boxeador que gana, excita y enamora. Si todavía tenía alguna duda, la brutal batalla de Verona habrá despejado de cuajo todas sus incógnitas.

Solo faltó el Coliseo Romano en una pelea de violencia pura y visceral. Con el corazón en la mano, entregados al espectáculo sin especulaciones, Matthysse y Provodnikov protagonizaron una conflagración de doce rounds que argumentó esa candidatura a pelea del año que le estamparon desde su anuncio oficial. Sin títulos en juego, los fanáticos disfrutaron de una noche memorable de esas que con el tiempo agigantan aún más su relato hasta convertirse en inmortales, un inmejorable homenaje a Hagler-Hearns.

Fue un combate despojado de toda lógica. Matthysse marcó el ritmo durante los primeros asaltos con una estrategia diseñada para capitalizar las diferencias de talento y concepto entre un noqueador que aprendió a boxear y un púgil trazado por una matriz callejera que se siente cómodo en el caos. La Máquina brilló hasta el séptimo round en un show inusitado pero necesario: con el jab domó a la fiera y castigó con combinaciones que hubieran sacado del ring a cualquiera pero la indestructible quijada del ruso construyó una resistencia legendaria. Provodnikov has an iron chin.

Los embates de Matthysse claudicaron a partir del octavo asalto. Como frente a Danny García, el argentino sintió nuevamente molestias en su mano derecha y debió sobrevivir frente a la viva leyenda del Rocky siberiano que, salpicando sangre para todos lados por un corte producto de un cabezazo que aguantó desde el segundo round, achicó el ring con salvajisma humanidad y logró doblarle las rodillas a un Lucas que antes de hincarse sobre la lona alcanzó a abrazarse del propio Provodnikov. Desgastado, sin fuerzas y herido, Matthysse aguantó a puro clinch hasta las tarjetas para quedarse con un merecido triunfo en decisión mayoritaria (114-114/ 115-113 / 115-113).

No habrá revancha para Ruslan en lo inmediato. Matthysse, apadrinado por De la Hoya, reclamó por una chance frente al ganador de Mayweather-Pacquiao. Oportunidad utópica salvo para un par de elegidos que disfrutaron de la chance de enfrentar a los dos mejores de los últimos veinte años, Terence Crawford le ganó a Thomas Dulorme en la noche del sábado y en 2016 podría defender frente a la Máquina su flamante cinturón superligero de la Organización Mundial de Boxeo. Con el reflejo del desgaste que sufrió Maidana después de concatenar desafíos de exigencia máxima frente a Broner y Mayweather, tal vez lo más sensato sería popularizar su nombre en la Argentina y devolverle el boxeo al Luna Park frente a un segunda o tercera línea.

lucasruslantarjeta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s