Existe un paraíso, uno de tantos en Las Vegas, para los coleccionistas deportivos, un reducto inexpugnable donde las reminiscencias del pasado están a salvo, inmortalizadas en artículos exclusivos rubricados por los propios protagonistas. Por momentos es como viajar en el DeLorean del doctor Emmett Brown para retrotraernos a momentos inolvidables de la historia. En el local 382 se presenta seductor el Tristar Sports Memorabilia, tal el nombre que recibe un local tan atractivo como inaccesible para el argentino promedio. Si nuestro hipotético protagonista es fanático y encima goza de una chequera ilimitada, nunca verá al cielo tan de cerca durante toda su vida.

Mickey Mantle, mítico bateador de los New York Yankees y uno de los jugadores más populares de la Major League Baseball, es un completo desconocido en Argentina. Sin embargo, es el protagonista del objeto más codiciado de una constelación de estrellas que decoran las paredes de una pieza interminable. 80mil dólares deberá desembolsar aquel osado que pretenda adueñarse de la tarjeta #311 de la colección Topps del año 1952.

Los argentinos también tienen su lugar, por supuesto, representados por los dos mejores jugadores de la historia. Un botín firmado por Diego Maradona en junio de este año cuesta 2.500 dólares, mientras que uno con la estampa de Pelé se vende quinientos pesos más barato. Una camiseta de Lionel Messi, enmarcada y autografiada, cuelga de una pared. Descolgarla costará US$ 5.000. Por dos mil más, el comprador se podrá llevar una casaca que lleva el sello de la mayoría de los integrantes inolvidable selección brasileña del Mundial de México 1970. Durante el recorrido sorprende la aparición del protagonista de este fin de semana en Las Vegas: los guantes del Chino Maidana se venden a US$ 700.

Alegoría de Las Vegas, todo se compra y todo se vende en Tristar, incluso los recuerdos. Las zapatillas de LeBron James (US$ 5000), pantalones (US$ 9000) firmados por Alí, los guantes que usó Mike Tyson en la pelea en la que le arrancó un pedazo de oreja a Evander Holyfield (US$ 8000) o los que usó Joe Frazier para derrotar categóricamente a Floyd Patterson (US$ 1500) los estiletes que impulsaron una de las crónicas más brillantes de la literatura contemporánea a cargo de Gay Talese.

Consultados por minutouno.com acerca de cual es el criterio para valorar con un precio justo cada artículo, los dueños de Tristar explicaron que hacen un profundo research del mercado para conocer el valor standard y que, dependiendo de su coyuntura histórica, aumenta o no su valía. Por ejemplo, si Maidana derrota a Mayweather en #Mayhem, el valor de ese guante en particular será multiplicado hasta límites insospechados, ridiculizando los módicos 700 dólares del que actualmente decora las atiborradas vitrinas. ¿Cómo llega la memorabilia a sus manos? “Tenemos una red que fuimos paulatinamente, a veces participamos de la organización de algunos eventos y ahí vamos ampliando nuestra oferta”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s