Uruguay representa un compromiso impostergable para la Italia de Prandelli, un espaldarazo para una revolución contracultural que tuvo en Costa Rica su primer cimbronazo, uno de esos resultados que conmueven absolutamente todas las certezas, incluso hasta el propio nombre y apellido.

La histórica Italia se mira al espejo y no ve su silueta reflejada en esta renovada Italia de Prandelli, que trocó el eterno Catenaccio por un juego depurado, de toque y espíritu libres, de imaginación cincelada por un astro que lidera una vendetta personal para demostrarle al mundo que estaba equivocado.

No es la Italia de Prandelli, contracultural pero con los vicios de antaño a cuestas como para prescindir de Verratti frente a los ticos, a la que debe encomendarse la Azzurra. Es la Italia de Pirlo, la de la imaginación, la de sus genialidades, la que marcará diferencias en Brasil, la misma que brilló en la última Eurocopa. Esa no es una Italia contracultural porque es la Italia de Pirlo, de su alma, de su empeine.

La revolución italiana amenaza con ser apenas una revuelta, una primavera que nace y muere en los pies del genial Pirlo, con principio y fin en su erótica barba. Será revolución cuando Italia ya no necesite a Andrea. Ironías del destino, ya sin tiempo para edificar el futuro inmediato, aferrarse a Pirlo es la única fórmula para que el incipiente cambio de paradigma subsista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s